¿Por qué alguien en su sano juicio escribiría un blog?

Cimientos
La foto la tomé en el Muelle de Don Luis de Castro Urdiales (Cantabria).

Eso parecen sugerir algunos amigos, con su mirada escéptica, cuando les digo que voy a empezar a publicar un blog. Haciendo una traducción libre de algunas de esas miradas, podrían significar cosas como estas:

  • ¿Pero eso de los blogs no está ya de capa caída?
  •  ¿Los blogs no son solo para frikis de la tecnología?
  • ¿De dónde vas a sacar tiempo para escribir tan a menudo?
  • ¿Quién crees que te va a leer?

 

Y, francamente, no dejan de tener su punto de razón. Pero, claro, en esto como en casi todo, hay argumentos para todos los gustos. También los hay a favor. Algunos de los motivos que me animan a bloguear en este momento (hasta cuándo, ya se verá):

  • Como en cualquier otra profesión, también en la mía me parece necesario disponer de una voz propia.
  • No se cuánto tengo  que decir sobre los temas propios de mi profesión, pero, poco o mucho, me apetece hacerlo.
  •  Me gusta escribir y, se me de mejor o peor, no es una actividad que me exija demasiado esfuerzo.
  • Llevó unos cuantos años cacharreando con WordPress, publicando  en blogs corporativos diversos. Y, a lo tonto a lo tonto, me he ido familiarizando con este gestor.

En fin que, reconociendo que empezar a estas alturas a escribir un blog puede parecer extravagante, tengo ganas de hacerlo. Al menos durante un tiempo. Salud, adicciones e inclusión social serán los ejes principales. En torno a ellos giran un buen puñado de los temas relevantes de esta época tan incierta. Veremos lo que da de sí. Y si te animas a pasar por esta casa, siquiera de puntillas, espero que podamos compartir, amablemente, reflexiones de interés.

Aunque todavía estaremos en obras durante un tiempo, en algún momento había que empezar, así que…

Let’s go!

Anuncios

2 pensamientos en “¿Por qué alguien en su sano juicio escribiría un blog?”

  1. A mi me parece que tienes mucho que decir y que además lo dices bien, doctor Melero!. “Su segura seguidora” Azkarretazabal

Los comentarios están cerrados.