Dicen que vuelve la heroína. ¿Será verdad?

Fotografía de un heroinómano extraída del álbum de Tonymadrid.
Foto extraída del álbum de Tonymadrid.

La prensa, siempre a golpe de sensacionalismo, dice estos días, como consecuencia de la muerte de Philip Seymour Hoffman, que, tras décadas de rechazo, la heroína vuelve a hacerse un hueco en el hipermercado de las drogas. Al menos en el norteamericano. La muerte del actor vendría a ser, de creerles, la manida punta del iceberg de una realidad creciente. Basta ver algunos titulares:

También entre nosotros se habla de vez en cuando de un posible rebrote de esta sustancia. Y, claro, algún día los agoreros acertarán. Lo mismo que se consumió durante décadas por parte de sectores sociales diversos hasta caer en la marginalidad actual, no es descartable que en algún momento de nuestra historia reaparezca. Y volverá a desaparecer, en “beneficio” de otras drogas. Porque si algo caracteriza el mercado de las drogas es su intenso dinamismo. Los psicotrópicos ofrecen respuestas a todos los estados anímicos imaginables.

En todo caso, ¿hay alguna prueba de esta supuesta reaparición de la heroína? Veamos.

Sabemos que los datos van por detrás de la realidad, pero no parecen respaldar ningún supuesto resurgir en el consumo de esta droga.

Por otra parte, conviene señalar que en estas décadas de estancamiento del consumo de heroína también hemos aprendido mucho sobre cómo actuar si una tal realidad acabara ocurriendo:

  • Sabemos, por ejemplo, que las llamadas al miedo no inmunizan a (casi) nadie ante las drogas (unas u otras).
  • Sabemos que el alarmismo solo sirve para llenar titulares tenebrosos, sin tener el más mínimo impacto pedagógico.
  • Sabemos que la manera de afrontar una posible irrupción futura de la heroína, o de cualquier otra sustancia, es educar a las generaciones actuales en competencias socioemocionales que les ayuden a tomar las riendas de su vida.
  • Sabemos que una política equilibrada que incluya la reducción de riesgos puede minimizar el impacto de estos consumos en el caso de que se produjeran.
  • Sabemos que un buen sistema asistencial, dotado de buenos equipos profesionales, puede ayudar a que tales consumos fueran reversibles.

Vamos, que frente a las apelaciones al “mal”, ahora, como siempre, poner la educación en el primer plano es la clave. Educar personas libres, capaces de decidir cómo quieren organizar sus vidas. Y dejar de anunciar morbosamente supuestos repuntes que a veces parece que se esperan con avidez. Como si la realidad no fuera ya de por sí suficientemente noticiable.

Anuncios

2 pensamientos en “Dicen que vuelve la heroína. ¿Será verdad?”

Los comentarios están cerrados.