Un mes blogueando, ¡quién lo iba a decir!

Calendario de mesa
Un mes blogueando.

Llevaba mucho tiempo deseando hacerlo, pero no acababa de animarme. Me gusta escribir y hay unos cuantos temas a los que me apetecía darles un repasito, así que se daban todos los ingredientes para lanzarse al ruedo bloguero. Suelo escribir sobre asuntos más personales en Divagaciones, mi blog en Tumblr. Pero no es lo mismo.

Aunque cada vez es más difícil deslindar con precisión la vida personal y la vida profesional, especialmente si te dedicas a “temas sociales”, quería que este blog tuviera una  orientación profesional, si bien con una mirada personal imposible de obviar. Entre otras cosas, tenía que ir puliendo una voz propia, no condicionada por limitaciones corporativas.

Después de muchas vueltas, ya llevo  un mes publicando, desde que el 5 de febrero escribí mi primera entrada: ¿Por qué alguien en su sano juicio escribiría un blog? Las categorías elegidas, las propias de mi actividad profesional: Competencias psicosociales, Drogas, Inclusión social, Salud y una quinta más genérica, Psicología.

Pero publicar un blog profesional no significa hablar de mi “trabajo por cuenta ajena”. Un blog profesional supone, en mi caso, hablar de los temas a los que me dedico y en los que me he formado durante décadas, independientemente organizaciones concretas. En definitiva, en este blog no hablo de “mi trabajo”, sino de “mi profesión”.

He decidido publicar tres veces por semana. Martes y jueves sobre cualquiera de los temas del blog, si bien tratando de mantener  cierto equilibrio entre categorías. Los sábados, cine, reseñando alguna película que, de manera más o menos directa, se relacione con los temas del blog. Cuando no sea así, producciones audiovisuales diversas. Y, quizás, libros, ya sean ensayos o novelas. Del mismo modo, utilizaré siempre que sea posible fotografías tomadas por mí y más o menos tuneadas con Instagram. Un divertimento creciente en el que de vez en cuando sale alguna instantánea simpática.

En este primer mes de vida he publicado, con esta, 14 entradas, distribuidas temáticamente así:

He escrito sobre heroína, cocaína, botellón y tabaco; he escrito sobre inteligencia emocional, salud emocional, resilienciaautogobierno; he escrito sobre envejecimientoinmigraciónamor y tecnoadicciones y sobre el mobbing nuestro de cada día.

Me gusta que haya comentarios en el blog. Y me gusta  que los haya  en otros espacios como Facebook, Twitter o Linkedin. Te ves así, de pronto, confrontado con otras perspectivas que amplían tu mirada y compensan el riesgo, siempre latente, de la autocomplacencia y la falta de autocrítica

En tiempos de turbulencias laborales, el blog  ha sido un oasis de paz. Me propongo tirar hasta el verano con esta versión .com de WordPress y, a partir de septiembre, tras evaluar esta primera fase, pasarme a .org y rediseñar el blog completamente.

Solo me queda terminar dando las gracias a quienes habéis seguido estos primeros pasos del blog, quienes habéis comentado en cualquier plataforma. Espero que sigáis ahí y que podamos seguir compartiendo ideas y experiencias. ¡Gracias y… hasta el jueves!

Anuncios