Habilidades psicosociales (5/12): Creatividad

La foto está tomada por mi en el exterior del Museo Guggenheim de Bilbao y editada con Snapseed.
La foto la tomé en el exterior del Museo Guggenheim de Bilbao y la edité con Snapseed.

Dicen que la creatividad es una habilidad que todo el mundo posee. Así lo creo. Como cualquier otra destreza, se desarrolla en una dirección u otra, con mayor o menor intensidad, de manera más o menos llamativa, original, brillante… Pero es difícil encontrar una persona que en un test de creatividad diera una puntuación igual a 0. Lo que pasa es que a veces confundimos creatividad con arte y, claro, artista no puede ser todo el mundo (¿o sí?) La creatividad, tan emparentada con la innovación como el pensamiento crítico, es la habilidad para explorar nuevas respuestas a preguntas que tradicionalmente se ha hecho la humanidad en cualquiera de sus disciplinas; o la capacidad para formular preguntas que hasta la fecha no se han hecho y proponer respuestas siempre provisionales; o la competencia para dar a preguntas y respuestas formatos inéditos. Nuevas preguntas, nuevas respuestas, nuevos formatos, combinaciones sugerentes entre perspectivas hasta entonces aisladas... En definitiva, desmenuzar realidades en ingredientes insólitos y ensayar mixturas hasta la fecha desconocidas.

Así entendida, la creatividad se da en cualquier ámbito de la vida:

  • Cuando te pones a cocinar y decides echar un ingrediente distinto del que recomienda la receta, a ver qué pasa y, de pronto, descubres que te gusta y gusta a la gente con la que cocinas.
  • Cuando combinas tu ropa y tus complementos de un modo particular, con menos atención a las modas que a ecuaciones estéticas que a ti te parecen bien resueltas.
  • Cuando elaboras un proyecto y huyes como de la peste del lenguaje de madera de la tecnocracia (esas expresiones pesadas como “implementar” que, en la práctica, aportan tan poco al conocimiento de la realidad).
  • Cuando te sorprendes haciendo fotografías con tu móvil de rincones que jurarías no haber visto antes, pero que te animan a insistir en esos …¿paseos creativos?
  • Cuando te juntas con gente diferente a ti y descubres con sorpresa otras maneras de construir la realidad, tan caprichosas como la tuya.
  • Cuando decides comprometerte con una nueva iniciativa, aburrido de seguir los pasos previsibles de los equipos y/o las empresas de las que hasta la fecha has formado parte.
  • Cuando sientes insatisfacción ante cómo te ha quedado ese texto que tenías que redactar y buscas otras formas de expresión (verbales o no) que capten mejor el sentido de tus ideas.
  • Cuando…

En definitiva, la creatividad no es una especie de aureola mágica que solo habita, arbitraria, en los departamentos de I+D+i de grandes empresas, llenos de colorines y enemigos acérrimos de la línea recta. La creatividad forma parte de la vida cotidiana de millones de personas que se recrean cada día buscando sentirse bien consigo mismas y con las demás personas con las que conviven.

Educar la creatividad

Dicho lo anterior, no es menos cierto que, en muchas ocasiones, quizás la mayoría, la creatividad padece a partir de la infancia un proceso degenerativo que puede acabar siendo irreversible. Dejándonos llevar por la rutina, las obligaciones, los formularios, los lenguajes formales… la burocracia, en suma, acabamos olvidando la que bien podría ser una de las habilidades psicosociales más relevantes para sentirse a gusto dentro de la propia piel: la capacidad de recrearse, la creatividad. Y es que a la pregunta de si la creatividad nace o se hace, hay que responder inevitablemente que nace, se hace y a poco que te descuides se deshace. Mantener el pulso, la curiosidad, la negativa a anquilosarse en fórmulas repetidas hasta la saciedad (incluso cuando ya dejan de ser efectivas), el afán por descubrir dimensiones de la realidad apenas entrevistas, el placer de pensar out of the box… ayudan a mantener la mente (racional, emocional) despierta.

Por si te interesa continuar con este tema, dejo aquí la conferencia TED de Elizabeth Gilbert: “El genio de la creatividad”.

Anuncios