Habilidades psicosociales (7/12): Empatía

La imagen está tomada de la galería de Anais Rubio en Flickr.
La imagen está tomada de la galería de Anais Rubio en Flickr.

Nada humano me es ajeno. Terencio.

Si hubiera que quedarse solo con una de las 12 habilidades psicosociales que estamos viendo en esta serie, quizás la empatía fuera la que tendría mayores posibilidades. Ni es necesario ni sería posible esta selección, ya que estas habilidades se encuentran tan íntimamente imbricadas que solo a efectos académicos cabe separarlas. Una tira de la otra; una requiere de la otra. Podemos entender la empatía como la capacidad de ponerse en la piel de otra persona para captar desde su posición vital el modo en que vive (interpreta, siente, disfruta, padece…) la realidad. La empatía es una especie de antena que nos permite captar las emociones vividas por las personas con las que nos relacionamos. Pero no solo para descodificar cognitivamente sus mensajes emocionales, sino para sentir cómo dichas personas construyen sus vidas haciendo así posible la ayuda mutua.

Llave de la convivencia

Así entendida, la empatía es la clave de toda convivencia. Vivimos en entornos crecientemente complejos, habitados por personas que, en todos los sentidos imaginables, representamos una manera particular de humanidad. Toda convivencia posible es resultado de esta combinación enriquecedora, de este mestizaje sin el cual nada humano es comprensible. Fuimos, somos y seremos personas diversas. Y esta variedad de modos de ser podemos convertirla en motivo de enfrentamiento (como tantas veces ha ocurrido a lo largo de la historia) o en un proceso de enriquecimiento personal y colectivo. Para lo primero basta un poco de soberbia y miopía (incapacidad de verte en las demás personas y de verlas en ti). Para lo segundo es imprescindible una mínima empatía.

La empatía tiene que ver con descifrar cognitivamente la presencia emocional de otras personas, pero no se limita a ese proceso. Va más allá, hasta el punto de que tiene que ver, en parte, con una posición moral. Se trata, de sintonizar emocionalmente con las demás personas con las que formamos una misma humanidad. De manera que, cuando ellas sufren, reconozcamos en nuestro interior su malestar y podamos así, ponernos en su lugar. Y si ellas disfrutan, podamos también vibrar en la misma longitud de onda. Para que seamos, en fin, capaces de sintonizar con el modo en que construyen su realidad y desde el que la viven. Y establecer, si fuera el caso, relaciones de cuidado recíproco. Nada que ver, por lo tanto, con la actitud manipuladora de quienes, creyéndose en posesión de la verdad, consideran que ya saben lo que piensas y sientes antes incluso de que abras la boca (“ya se dónde quieres ir a parar”). Artes adivinatorias, generalmente fallidas, que solo están al alcance de personas arrogantes afectadas de ceguera emocional.

Educación emocional

Que un sociólogo como Jeremy Rifkin publicara en 2009 La civilización empática, habla a favor de la relevancia de esta competencia para el funcionamiento de las sociedades actuales. Lo ha sido siempre, de hecho. Que las escuelas incorporen la educación en una habilidad tan esencial, como algunas se proponen, decepcionadas de las obsesiones curriculares del informe PISA, es una buena noticia. Que encuentren en ese empeño el apoyo de iniciativas como, por ejemplo, Activando empatía. Transformación de las escuelas, de Ashoka, u otras varias, puede ser para ellas de una considerable utilidad. Un compromiso educativo con la empatía (y las demás habilidades psicosociales que solo adquieren sentido en su integridad), contribuiría a hacer de este mundo un lugar más humano. Empezando por los micromundos que cada persona habitamos (familias, empresas, escuelas…) Y es que la empatía es la base del reconocimiento, el respeto, el cuidado mutuo y la solidaridad.

Termino dejando aquí la presentación TED de Zak Ebrahim, que habla, entre otras cosas, de la empatía como habilidad básica para convivir con personas diferentes, promoviendo el enriquecimiento mutuo.

Anuncios

Un pensamiento en “Habilidades psicosociales (7/12): Empatía”

Los comentarios están cerrados.