Desempañar la mirada con la que observamos la adolescencia

Imagen de la rueda de prensa.

Desconectar, siquiera parcialmente, los filtros con los que editamos la realidad adolescente. Informe Hackeando 2014.

Ayer presentamos en el Ayuntamiento de Portugalete las principales conclusiones del encuentro-debate Hackeando la prevención de las drogodependencias: Miradas desprejuiciadas de la adolescencia, celebrado el 11 de diciembre de 2014 en el Centro Cultural Santa Clara. Un proceso de elaboración que ha seguido la siguiente secuencia:

  • 40 personas participaron en el evento.
  • Presentamos 3 ponencias de 20 minutos.
  • Distribuimos al grupo en 4 mesas, buscando la mayor diversidad.
  • Lanzamos al grupo las 4 preguntas que aparecen en el post.
  • Una persona recogió en cada mesa lo más destacado.
  • Se presentaron las conclusiones al grupo grande.
  • A partir de estos contenidos, elaboramos un informe.

Este informe, en proceso en este momento de edición y diseño gráfico, recoge las siguientes 10 propuestas:

  1. Evitar la desconexión entre las intervenciones dirigidas de manera específica a la adolescencia de las políticas generales dirigidas al conjunto de la comunidad, evitando estigmatizar las conductas adolescentes.
  2. Analizar críticamente los conceptos que proyectamos sobre la realidad para evitar acercarnos a chicas y chicos con una mirada diagnóstica que pervierta nuestro conocimiento, dificulte la relación y actúe como profecía autocumplida.
  3. Cuestionar las propias certezas y reconocer nuestra ignorancia para resultar creíbles, superando miedos, a menudo irracionales, y aprendiendo a contenerlos.
  4. Impulsar estilos de relación cuya clave sea el acompañamiento educativo, superando tanto la pretensión de superioridad como el colegueo.
  5. Impulsar una prevención universal centrada en el desarrollo de habilidades psicosociales que contribuyan a promover el bienestar adolescente.
  6. Evitar una información sesgada sobre las drogas que, al dramatizar sus componentes negativos, reste credibilidad a los mensajes de la prevención.
  7. Incorporar actuaciones de educación entre iguales, aprovechando su credibilidad para desarrollar, con una capacitación adecuada, tareas de mediación educativa.
  8. Aprender a confiar en chicas y chicos aceptando que han de descubrir la realidad en primera persona, sin que nadie pueda sustituir sus procesos exploratorios, riesgos incluidos. Lo cual no significa abandonarlos, sino mantenerse como referentes a la distancia adecuada.
  9. Trabajar en red, para superar miradas fragmentarias y favorecer procesos transdisciplinares de intervención.
  10. Desarrollar competencias para trabajar con las familias, a menudo reacias a participar en las iniciativas que se les proponen.

Como decía el clásico, traduttore, traditore, así que, reconociendo la inevitable subjetividad de un proceso de este tipo, confío en haber sabido salvaguardar los contenidos más relevantes de la sesión. Si no es así, la responsabilidad es exclusivamente mía.

Anuncios