Un abrazo emocionado para Perico, ese hombre bueno

Nerea Pérez-Arróspide

Ha sido tremendo el impacto provocado por el fallecimiento de Nerea, la hija de Perico, hace ahora 10 días. La muerte de una hija es una experiencia desgarradora de la que es difícil recuperarse. Pero, a pesar de todo, el cariño que tanta gente siente por Perico, también conocido como Jesús Antonio Pérez de Arróspide, le ayudará en este trance. Un cariño merecido por una persona buena, que siempre tiene una palabra amable, y a quien nunca se le escapa interesarse por quien lo pueda estar pasando mal. Se bien de lo que hablo.

Yo no conocía mucho a Nerea. Pero me basta con conocer a Perico para saber que sólo podía ser buena persona. Con su muerte pierde su familia, sus amistades, sus compañeras y compañeros. Y pierde también un poco toda esa humanidad a la que se entregaba en su compromiso solidario. Nerea seguirá presente en los corazones de todas las personas que la querían. Como Perico está en el de quienes le queremos. Perico, una persona que, desde sus responsabilidades de gobierno y su compromiso con el tercer sector, tanto ha hecho (y sigue haciendo) por las políticas sociales de este país. Pero, sobre todo, una de esas personas que todo el mundo quiere tener cerca porque hacen que la vida sea más agradable. Un hombre alegre, positivo, siempre dispuesto a echar una mano. Quienes hemos tenido esa suerte sabemos valorarlo. Todos los días tomo con él un café mientras nos despachamos a gusto hablando de lo divino y lo humano. No siempre estamos de acuerdo, pero es de esas personas con las que no te imaginas discutiendo. No hay tema, por espinoso que sea, que lo justifique. Además, siempre tiene una perspectiva insólita que te hace repensar algunas cosas.

Perico, un hombre esencialmente bueno que, afortunadamente, tiene a su alrededor a muchas personas que le acompañarán en este trance. Aunque sea difícil sacudirse el dolor, y la rabia por lo injusto que es  el azar cuando se empeña en gobernar nuestras vidas.

Anuncios

5 pensamientos en “Un abrazo emocionado para Perico, ese hombre bueno”

  1. Cuesta mucho hacer un comentario, porque es muy difícil encontrar las palabras. Esta familia merece todo el apoyo de todo/as, porque han estado siempre allí para ayudar, de hecho les conocí en cosas solidarias, gente que te tiende siempre la mano y con la que puedes contar. Solo espero que se recuperen y vuelvan a sonreír. Nerea estará siempre en nuestros corazones.

Los comentarios están cerrados.