UNGASS 2016: una oportunidad para cambiar la política global ante las drogas

Imagen tomada de http://www.unodc.org/ungass2016/
Imagen tomada de http://www.unodc.org/ungass2016/

El acrónimo UNGASS hace referencia a la Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas, que se reune en torno a temas específicos. La sesión celebrada en Nueva York en 1998   aprobó la Declaración política sobre el control mundial de las drogas. En ella se proponía 2008 como fecha en la que “eliminar o reducir significativamente la producción, marketing y tráfico ilícitos de sustancias psicotrópicas”. En marzo de 2009 se celebró en Viena una reunión de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas que aprobó la Declaración política y Plan de acción sobre cooperación internacional en favor de una estrategia integral y equilibrada para contrarrestar el problema mundial de las drogas. En esta se proponía 2019 como fecha en la que “los Estados eliminen o reduzcan considerable y mensurablemente” la producción y la demanda de drogas ilícitas. Pues bien, mañana comienza en Nueva York el UNGASS2016 en el que se va a revisar los avances logrados en los objetivos propuestos para ese ya próximo 2019.

Ante esta convocatoria han sido múltiples los posicionamientos de organismos del sistema de Naciones Unidas (WHO, UNAIDS, UNODC…), organizaciones intergubernamentales (UE, OAS, OSCE…) y ONG de todo el mundo (IDPC, TNI, OSF…) Durante el proceso de preparación parece haber habido avances y retrocesos, dimes y diretes, globos sonda y demás parfernalia al uso. ¿Qué pasará al final? Lo veremos en unos días. Por el momento, baste reiterar algunas claves de una política honesta en la materia:

  • Primum non nocere: cuando el sistema legal al que se someten las políticas sobre drogas causa más problemas de los que (supuestamente) se propone evitar, resulta imprescindible un golpe de timón que imponga la sensatez en un terreno plagado de prejuicios ideológicos e intereses.
  • La libertad personal para decidir con respecto al consumo de drogas, y la responsabilidad al hacerlo, si así lo deciden, en condiciones que no perjudiquen a otras personas, debería ser el eje moral de cualquier política en la materia.
  • El respeto a los derechos de las personas que consumen drogas, eliminando respuestas represivas a conductas de consumo, es una condición sine qua non de una nueva política global en esta materia.
  • La salud pública, la prevención del abuso y la reducción de riesgos entre quienes consumen drogas, son estrategias centrales que han de presidir cualquier intervención pública en esta materia.

Principios básicos sobre los que sustentar una nueva política global  sobre las drogas, que permita un abordaje equilibrado y saque definitivamente el asunto del terreno pantanoso del moralismo. ¿Se avanzará en esta dirección o seguiremos en las cavernas de la war on drugs? A partir del borrador final de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas, no está tan claro que las cosas vayan a ir por ahí.

Anuncios

Un pensamiento en “UNGASS 2016: una oportunidad para cambiar la política global ante las drogas”

Los comentarios están cerrados.