Si los consumos de drogas evolucionan positivamente, habrá que alegrarse, ¿no?

El pasado 26 de mayo, la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas presentó el avance de la XI Edición de la Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (EDADES). Se trata de una encuesta domiciliaria realizada a una muestra de la población general de entre 15 y 64 años integrada por 22.541 personas. Esta encuesta se realiza cada dos años desde 1995, y se complementa con otra encuesta, así mismo bienal, realizada con una muestra de la población adolescente escolarizada de 14 a 18 años: ESTUDES.

Lo primero que me llama la atención es esta abundancia de encuestas. Desde la realización de la primera de ellas en 1995, se han llevado a cabo un total de once EDADES y diez ESTUDES. ¡21 encuestas en 20 años! No se si el “fenómeno” del que se trata requiere tanta investigación. Quizás con que estas encuestas se hicieran cada 4 o 5 años sería suficiente, pero bueno, es lo que hay. Ya que la tenemos, aunque en este momento solo un resumen en power point y la nota de prensa, veamos qué nos cuenta.

Evolución general positiva

La nota de prensa dice: “El consumo de todas las drogas, excepto el cannabis, se ha estabilizado o disminuido en los últimos dos años entre la población española de entre 15 y 64 años”. Una tendencia general que habría que ser muy retorcido para no valorar como positiva.

Veámoslo por sustancias:

  • Consumo de alcohol: La evolución de todos los indicadores es positiva, salvo el caso del binge drinking que ha aumentado con respecto a la encuesta anterior (del 15,5% al 17,9%). Por otra parte, que el 18% de los varones jóvenes de 15-24 años se haya emborrachado en los últimos 30 días también es un dato a tener en cuenta. Sin olvidar, claro está, que el 82% no lo ha hecho.
  • Consumo de tabaco: Se mantiene prácticamente estable desde 2011 (30,4%) hasta la actualidad (30,8%) para la categoría más relevante desde el punto de vista sanitario: consumo diario.
  • Consumo de hipnosedantes: Desciende el porcentaje de personas que los consumen en todas las categorías (alguna vez, último año, último mes y a diario).
  • Consumo de cannabis: Aumenta en todas las categorías. Disminuye el denominado “consumo problemático”, que baja del 2,2% al 1,8%.
  • Consumo de cocaína: Desciende en todas las categorías.
  • Consumo de éxtasis: Desciende del 0,7% al 0,6%.

Evolución positiva en la franja 15-17 años

La que quizás sea la mejor noticia de esta encuesta es que “desciende el consumo de drogas legales e ilegales entre los menores de edad” (15-17 años). Si nos fijamos en la evolución del consumo de las principales sustancias durante los 12 meses anteriores , comparados con la encuesta correspondiente a 2013, los datos son claramente positivos:

  • Consumo de alcohol: baja del 66,2% al 58%.
  • Consumo de tabaco: baja del 28,3% al 20,6%.
  • Consumo de cannabis: baja des 14,5% al 12,6%.
  • Consumo de hipnosedantes: se mantiene en el 2,1%.

En definitiva, la evolución general es claramente positiva. ¿Hay sombras? Las hay, pero son más las luces que esta encuesta muestra. Siendo así, ¿qué tal si nos alegramos un poco y desterramos cierta manía por recurrir a las conjunciones adversativas (pero, aunque, sin embargo…) cuando se habla de drogas?

Anuncios