¿Tenemos que seguir reivindicando más prevención?

Hoy participo en Barcelona en la XIII Jornada de la Federació Catalana de Drogodependències convocada en torno al tema Acompanyem infants i adolescents i  les seves famílies. La mesa en la que participo lleva por título una pregunta: “Hem de seguir reivindicant més prevenció?” ¡Casi nada! Mi propuesta es que sí. Más y, quizás sobre todo, mejor prevención. Pero no a cualquier precio, no de cualquier manera. Como en 20 minutos no se puede pretender hablar de todo, me centraré en la prevención escolar. Presentaré algunos datos extraídos de la evaluación de la Estrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016 que muestran cómo en este periodo la prevención escolar se ha reducido de manera significativa (págs. 31 y 32). Propondré, finalmente, a modo de decálogo, 10 claves que contribuirían a mejorarla calidad de la prevención:

  1. Dejar de poner el foco en las sustancias para ponerlo en las personas y su desarrollo socioemocional.
  2. Buscando el empoderamiento personal, es decir, la capacidad para gobernar la propia vida.
  3. Para desenvolverse con el mínimo riesgo en un mundo en el que, entre otras muchas realidades que aprender a gestionar, ha habido, hay y seguirá habiendo drogas.
  4. Ayudando a tomar decisiones inteligentes (léase informadas, autónomas y respetuosas con las decisiones ajenas).
  5. Basada en la evidencia científica disponible, siempre insuficiente, siempre precaria, siempre provisional, pero que ofrece algunas pistas a seguir (y otras a abandonar).
  6. Que sea realmente universal: no en una escuela sí y en la de al lado  no, dependiendo de quién sabe qué azares; no en un barrio sí y en otro no, etc., Salvo que esas decisiones respondan a necesidades reales.
  7. Precoz, en el sentido de que contribuya a ese desarrollo socioemocional del que hablaba en el punto 1) desde la primera infancia en la que se va fraguando.
  8. Continuada en el tiempo: con una lógica acorde al proceso evolutivo por el que transitan chicas y chicos, y no dependiente de razones extravagantes como que “es que este año no está el profesor al que le iban estos temas”. ¡Ah, vale! ¿Y el de matemáticas no se pira?
  9. Utilizando metodologías interactivas, que son las que en todas las metaevaluaciones han mostrado mayor eficacia frente al discurso unilateral.
  10. Dedicando, en fin, algunos recursos a la evaluación, para disponer de un mínimo feedback que nos indique si vamos o no en la dirección deseada.

Dejo aquí la presentación que utilizaré.

Anuncios