Adoctrinamiento y pensamiento crítico

La foto la hice camino de Belate (Navarra) el 7 de octubre de 2016

En un momento en el que se ponen tristemente de moda vetos y censuras, con la coartada del derecho de madres y padres a elegir los contenidos de la educación de su prole, merece la pena reflexionar un poco al respecto:

  • cuando un centro educativo decide que determinados contenidos complementarios formen parte del itinerario formativo de su alumnado, está enriqueciendo los procesos educativos, reforzando la presencia de la vida real en las aulas, y dando a chicas y chicos oportunidades de desarrollo que, de otro modo, quedarían en manos del azar;
  • una de las claves conceptuales y prácticas de todas las estrategias educativas que abordan contenidos que para nuestra sociedad resultan …, incómodos (sexualidad, convivencia, igualdad, drogas, emergencia climática…) es el desarrollo de habilidades como el pensamiento crítico. Y si hay algún aprendizaje que se encuentre en las antípodas de toda forma de adoctrinamiento es, precisamente, esta forma de (re)pensar la realidad;
  • un pensamiento crítico que ayude a cuestionar inercias culturales, a poner entre interrogantes mandatos sociales, a desentrañar las causas ocultas de cuanto se da por bueno, a rechazar toda forma de oscurantismo homogeneizador, a tomar decisiones autónomas…;
  • con frecuencia, estos propósitos educativos chocan con rutinas sociales que promueven las conductas a prevenir (el caso flagrante de la publicidad de las apuestas online puede ser paradigmático: mientras una escuela se interesa por abordar educativamente el tema, el barrio en el que se ubica sigue plagado de casas de apuestas, de publicidad…

Para terminar, mi experiencia profesional en los márgenes de la escuela (haciendo propuestas educativas desde fuera del sistema en torno a algunos de los temas citados) me lleva a pensar lo siguiente: si algún problema tenemos con la incorporación de esos contenidos en el recorrido educativo del alumnado, no es precisamente por exceso, sino por defecto.