Todas las entradas por Juan Carlos Melero

Covid-19 y gestión de riesgos

La foto la hice el 31 de diciembre de 2012

Las crisis solo enseñan a quien estaba en disposición de aprender. Daniel Innerarity. Pandemocracia.

Nadie sabe muy bien cómo va a evolucionar esta pandemia. Si desaparecerá tal y como llegó, si se mantendrá durante un largo periodo en nuestras vidas, si mostrará rebrotes recurrentes que pondrán a prueba nuestra capacidad de adaptación y respuesta, si estamos ante el ensayo general de lo que está por venir en forma de otros virus acaso más dañinos…

Lo que sí parece razonable es pensar que, a partir de ahora, algunas pautas generales de cuidado, autocuidado y gestión de riesgos, se van a tener que generalizar (a pesar de las excepciones tan comprensibles como decepcionantes que hemos podido ver en el terraceo de los primeros días de desescalada).

Y es que, por más que nos empeñemos, si algo nos enseñan situaciones de crisis como la actual es que estamos lejos de controlar la realidad como creemos. No es solo que seamos vulnerables ante microorganismos que parecen permanecer agazapados a la espera de su oportunidad; ni es solo que nuestro insostenible modo de vida esté dando al garete con el planeta. Es, además de todo ello, que vivir comporta riesgos de manera inevitable; riesgos que, en algunos casos, podemos aprender a manejar con razonable eficacia. Salvo que nos dejemos llevar por la arrogancia.

A lo mejor todo cambia de golpe y lo que hoy parece un drama se convierte de la noche a la mañana en un mal sueño a olvidar. Pero como parece que no va a ser así, conviene reconocer nuestra fragilidad, incorporar a nuestra vida cotidiana sistemas y procedimientos de protección, y adaptarnos a los nuevos tiempos para seguir disfrutando al máximo del amor, de la amistad, de la familia…, minimizando, hasta donde sea posible, los riesgos que corremos y hacemos correr a las personas con las que convivimos (en el sentido más amplio del término convivencia).

Sin olvidar la necesidad de cuestionar colectivamente las condiciones estructurales que, si no han favorecido, al menos han agravado los efectos de esta pandemia (sanidad pública debilitada en tantos lugares, residencias de personas mayores en situación precaria, servicios sociales al límite…) “Las causas de las causas”.