Todas las entradas por Juan Carlos Melero

A propósito de Greta

Esta foto la hice en Santander el 4 de diciembre de 2019

Esta entrada podría haber cogido prestado su título del conocido proverbio que dice: “cuando el dedo señala la luna el imbécil mira el dedo”. Y es que la enésima arremetida de los negacionistas la ha tomado con la adolescente Greta Thunberg. Una joven sueca que se ha tomado en serio la participación ciudadana en los asuntos públicos. Adolescentes y jóvenes poniendo el dedo en la llaga del sistema depredador en el que vivimos. Buena noticia, cuando es tan frecuente su demonización como concentrados de todos los males.

He charlado en los últimos tiempos con amigos y amigas sobre la crisis climática. Y, si bien nadie la niega, noto cierta tendencia a mirar hacia otro lado. No por compartir el negacionismo rampante, sino por un comprensible deseo de no pensar en un asunto ante el que es difícil saber qué hacer, cómo actuar. Pura emocionalidad. Una especie de versión actualizada de la indefensión aprendida, estudiada por Seligman, que quizás padezcamos sobre todo las personas adultas.

No me tengo por mitómano. De hecho, mis referencias (que no referentes) son otras: los informes de los científicos del IPCC, las propuestas del Green New Deal de Jeremy Rifkin, las tesis de  David Wallace-Wells en su planeta inhóspito o la valoración que hace de este tema (¿el tema?) Enrique Dans en su libro Viviendo en el futuro. Pero, sin caer en papanatismos mediáticos, me parece buena noticia que haya una voz joven que anime a su generación (y, ya de paso, a las demás) a denunciar el desastre al que la versión salvaje del capitalismo (léase el neoliberalismo) nos aboca como especie.

Por otra parte, quienes hacen humor (?) de brocha gorda con su síndrome de Asperger, harían bien en reflexionar sobre su bajeza moral  y, ya puestos, en hacerse mirar su fobia a la diversidad que nos define como especie.