Archivo de la etiqueta: e-learning

Formación online en prevención del abuso de drogas: el contenido como (pre)texto para la conversación

La imagen se titula “Conexión” y pertenece a la galería de vblinchón en Flickr

La formación online tiene muchas ventajas y algunas desventajas. Yo tengo sentimientos encontrados hacia ella, tanto cuando me acerco a ella en calidad de alumno como cuando lo hago como tutor. Seguramente el principal desafío sea trasladar al marco virtual los intercambios que un taller presencial promueve. Y esta transferencia va a depender, por supuesto, del contenido del curso, pero también y quizás sobre todo de la actitud del profesorado y de la postura que adopten quienes se sumen al proceso con el rol de estudiantes.

El contenido concreto del curso (texto, imagen, audiovisual, enlaces) hay que cuidarlo, como es lógico, si el curso aspira a atraer, interesar y facilitar aprendizajes. Pero, dicho esto, el contenido no es más que un (pre)texto para la conversación. Y esto tiene mucho que ver con el modelo pedagógico que subyazca a la propuesta formativa. Hay cursos de autoaplicación que se limitan a ser, prácticamente, libros digitales. Entras, lees, cumplimentas un test de opciones múltiples et voilà, recibes tu “insignia”. Tienen su sentido y quizás para determinados temas o en determinados momentos sea más que suficiente.

Hay otra manera de entenderlo, y es la que he pretendido aportar en el curso Prevención, con “P” de personas. Escribí las 5 unidades didácticas que lo conforman tratando de aportar una visión actualizada de la prevención del abuso de drogas. Pero no desde la posición de profesor que crea y distribuye unos contenidos para que el grupo los reciba, los digiera y se acabó. Por el contrario, están pensados para abrir el debate, promover la conversación, ayudar a que afloren diversas perspectivas, dudas, experiencias… Y, para ello, los foros son imprescindibles. Ahí es donde cada persona, en función de su itinerario, hace su personal devolución de los contenidos aportados. En este sentido, por más que los contenidos de partida sean estables, en un curso online dinamizado con esta lógica cada edición es única porque el contenido se recrea una y otra vez en función del diálogo al que da lugar.

Quizás este formato sea más exigente para la persona que actúe como tutora, pero sin duda será más enriquecedor, tanto para ella misma como para el “alumnado”, despojados unos y otros de un rol pasivo (emisor y receptor de contenidos, respectivamente), para adquirir un rol proactivo de construcción colaborativa de saberes a partir de las reflexiones y experiencias compartidas.

Para mí, como creador y tutor de este curso, mucho más rico. Aunque no me toque a mí evaluarlo, de momento diría que en las dos primeras semanas (40% del curso) ha funcionando bien. El nivel de participación, tanto en cantidad como en calidad, está siendo potente. Exige, pero aporta. Esencial en un tema tan necesitado de reflexión y debate sereno. ¿Qué más vas a pedir?

Anuncios