Archivo de la etiqueta: placer

La salud pública al servicio del bienestar, valga la redundancia

“Lorsque nous pensons ‘prevention santé’, aussitôt viennent à l’esprit les notions de privation, de restriction, d’obligation… La prevention serait-elle una empêcheuse de vivre en rond?” La santé publique en question(s). Laurent Chambaud.

 

El librito del médico francés de salud pública Laurent Chambaud, director de la École des hautes études en santé publique (EHESP), me ha parecido una bocadana da aire fresco en un ámbito a menudo severo, antipático, plagado de amenazas y advertencias, que parece poner la salud y su promoción en el centro de todas las cosas. En apenas 125 páginas da un repaso clarificador a 10 cuestiones que, salvo algunas referencias específicas a Francia, son de perfecta aplicación en nuestro país. Además de recomendar la lectura del libro (actualmente solo disponible en francés), veamos en un breve repaso las 10 preguntas que lo vertebran, utilizando para ello citas extractadas del propio texto (traducidas/traicionadas por mi).

  1. ¿Qué es la salud pública: “La salud pública da cuenta del estado de salud de una población, un grupo, una comunidad, pero tomando también en consideración las condiciones de ‘fabricación’ de una enfermedad o de una deficiencia, o, al contrario, de manera más positiva, de una buena salud”.
  2. ¿Nuestro sistema de salud es el mejor del mundo?: “Nuestras organizaciones (sanitarias), que se desarrollaron rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial para hacer frente a las enfermedades infecciosas, están totalmente inadaptadas para actuar ante la nueva realidad (el incremento de las patologías crónicas y el envejecimiento de la población).
  3. ¿Para tener buena salud hay que vivir tristemente?: “”Actuar de acuerdo con la prevención requeriría reprimir constantemente la noción de placer, motor sin embargo de nuestra vida, no interpelar más que a la razón, medicalizar en exceso nuestra conducta y dejar a cada persona en un cara a cara solitario con sus conductas virtuosas o nocivas”.
  4. ¿La prevención cuesta dinero o lo ahorra?:Cada vez más trabajos evalúan la eficacia de los programas de prevención. Pero todavía es necesario que sus resultados lleguen a las orejas de las personas responsables de tomar decisiones en las políticas públicas en la materia”.
  5. ¿Por qué todas esas crisis sanitarias?: “Casi siempre, las causas de los problemas de salud no son unívocas, los medios de acción son múltiples y las decisiones deben tener en cuenta otros parámetros (su impacto económico y medioambiental, las consecuencias pra el empleo, la presión de los lobbies…”.
  6. ¿Son las nuevas tecnologías el futuro de nuestra salud?:  “Las acciones de prevención, cada vez más individualizadas, dejarán de lado los determinantes sociales que, sin embargo, condicionan numerosos comportamientos”.
  7. ¿Las desigualdades de salud se curan?: “Las intervenciones en salud deben tocar a todas las poblaciones (universalismo), pero reconociendo la necesidad de adaptar y reforzar estas acciones allí donde las poblaciones son más vulnerables o se encuentran más alejadas de las condiciones favorables al mantenimiento o promoción de su salud”.
  8. ¿Cómo se conjuga la democracia con la salud?: “Puesto que la democracia en nuestro sistema de salud es un asunto colectivo, la expresión de los usuarios, los ciudadano, está cada vez más representada a través de asociaciones y colectivos que se organizan y se federan”.
  9. ¿Puede la salud pública verse confrontada por desafíos éticos?: “Existe una dificultad a la que se ven enfrontadas todas las personas que practican la salud pública o toman decisiones en esta materia: la necesaria consideración de la distancia entre lo que sería deseable desde un punto de vista de salud pública y lo que es posible desde un punto de vista humano”.
  10. ¿Está nuestro sistema de salud pública adaptado a las necesidades de hoy… y de mañana?: “Para hacer frente al envejecimiento de la población y al predominio de las enfermedades crónicas, nuestro sistema de salud deberá desarrollar la prevención y hacerse cargo de la persona en su globalidad“.

Un manojo de citas que dan cuenta de la principal preocupación del autor, tal y como se va manifestado a lo largo del texto: ¿cómo rediseñar los modelos, dispositivos, planes y programas de salud pública para contribuir a mejorar la salud de la población sin desatender la búsqueda del placer que (también) nos caracteriza, y propiciando formas de participación democrática que hagan más probable la actuación sobre los determinantes sociales de la salud?

El libro está ilustrado con una colección de viñetas del dibujante de prensa Loïc Schvartz.

Anuncios